Petroglifos del Valle de Aconcagua

Descubre mundos ancestrales del Valle de Aconcagua

 
 

El Valle de Aconcagua es rico en vestigios arqueológicos de antiguas culturas que habitaron la zona. Estas figuras rupestres antropomorfas, representan hombres, mujeres y niños aislados o en medio de una suerte de escena; asi mismo se notan figuras zoomorfas como llamas, zorros e insectos; algunas representando plantas y finalmente variadas figuras abstractas.Para apreciarlas, el valle cuenta con una serie de sitios arqueológicos, los cuales albergan los restos de culturas precolombinas.La Caverna de Piuquenes, es el más antiguo, fue un campamento base en la ribera oriental del Río Blanco, habitado por cazadores que transitaban la cordillera. En el lugar se encontraron las osamentas humanas más antiguas de Chile, datadas en 10.200 años aproximadamente.

Existe concentración de vestigios arqueológicos en practicamente todo el valle, sin embargo, la mayor parte de los petrogñifos están distribuidos en entre la comuna de Putaendo, el cordon montañoso de Chacabuco, en el cerro Mocoén, la comuna de San Esteban, Los Andes y Santa María. En esta última y sobre el cerro El Zaino están las peculiares Piedras Sonadoras, un pucará preincaico. El Túmulo de los Pozos posee petroglifos postcolombinos de los cuales el más importante es el llamado El Jinete. El Parque Arqueológico Cerro Paidahuen, es uno de los sitios con mejor resguardo y de más fácil acceso para los visitantes del Valle de Aconcagua, ubicado dentro de la Viña San Esteban, puedes acceder a tours guiados por el mismo.